parallax background
Un nacimiento grandioso
14/02/2017
Contenido de la actualización #3
15/02/2017

Muchas de las cosas que no valen dinero, se siguen haciendo mal. A Konami le falta tacto, que no talento. Simplemente consiste en amar tu producto, en recordar a qué huele la grandeza cuando la buscas. Y Konami anda como loca buscando la llave mágica entre encuestas de Feedback y tanteos a los fans en las redes sociales. Que no. Que solamente queremos tacto. Y eso está en vuestra casa. Igual que cuando llegas de trabajar abres la puerta de tu casa besas a tu mujer y abrazas a tu hija. Eso es tener tacto, tener aprecio por lo que tienes y por lo que haces, porque tener la gran jugabilidad de Pes 2017 y a la vez un producto a nivel global tan nefasto es como llegar a casa y no besar a tu mujer ni abrazar a tu hija.

Ven. Siéntate. Vamos a hablar largo y tendido de Pro Evolution Soccer. Sí, una vez más, porque así de tercos somos los que disfrutamos y respetamos a esta saga legendaria. No digo amamos porque eso sonaría demasiado fanboy, y no somos fanboys ni estamos hablando de nuestra madre. Nosotros no amamos ni queremos a Pes, nosotros simplemente respetamos lo que carga a lomos de su espalda. En ocasiones nos ocurre que perdemos la frontera entre disfrutar de un videojuego y entregarnos a él en cuerpo y alma, como si todo el universo PES cupiese en una burbuja y todo lo ajeno no importara. Pues resulta que sí. Que a veces tenemos que asomar la cabecita fuera de la burbuja e incluso sobrepasarla. Alejarnos, y en la frialdad del invierno, ver con otros ojos la otra cara de la moneda. Desde dentro es difícil saber qué le está ocurriendo a Pes.

 

Porque el día que nos contaron que Pes 2012 había vendido una mierda, no necesitamos siquiera asomar la cabeza. Sabíamos de sobra el motivo del rechazo a Pes 2012. Aquello era un producto horrible a todos los niveles. Punto.

Hoy en cambio, Pes 2017, lejos de ser una basura, es un videojuego de fútbol que en muchos apartados roza la excelencia. Es más, sigo convencido de que es el mejor Pes offline que se ha parido jamás. Y en cambio, el rechazo sigue siendo evidente.

Hay muchas teorías. Una de ellas dice que la generación de Ps3 hizo mucho daño a la saga y a sus seguidores. Empezaron a sacar productos pésimos como Pes 2008 y Pes 2009, y a la gente le daba igual, seguía comprando Pes. Llegaron aún peores Pes. ¿Pero era eso posible? Era posible. Konami es capaz de lo mejor y de lo peor, pero cuando es capaz de lo peor, en ese terreno, es imbatible. Llegaron Pes 2010 y Pes 2011. Castañas legendarias. Un escupitajo a la cara de su leyenda. Aún llegaría Pes 2012. No tenían suelo suficiente. Mejoraron algo con Pes 2013, el que es de lejos el Pes más completo como producto de la historia. Cuando parecía que Konami había empezado a desempolvar la lámpara mágica, llegó el cambio (necesario también) de motor, y con ello Pes 2014, una gran idea, pero una ejecución calamitosa. Ahí termina la era Ps3. Empiezas vendiendo cerca de 7 millones de Pes 2008 y terminas con menos de 2 millones de Pes 2014. Esto ya no es algo subjetivo. Esto son datos. Son estadísticas. Y me da igual lo que decía el bueno de Mark Twain: “Hay tres tipos de mentiras: las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas.” Dejo la cita para el que prefiera agarrarse a lo subjetivo.

Pero la base científica dice que PS3 fue una estocada mortal para la saga. Y creo que eso es innegable.

Otra teoría dice que la culpa la tiene Fifa, su más directa competencia. Sí, ya se que Fifa vendía más unidades que Pes incluso en su época dorada. Pero a lo mejor hablábamos de una diferencia de uno o dos millones a lo sumo. Hoy, las estadísticas rozan lo ridículo en favor de Fifa. Hay quien dice que 17 a 1, 40 a 1, 22 a 1…Da igual, las estadísticas se pronuncian nuevamente y demuestran que mientras Pes ha bajado, Fifa ha subido.

Con esto no quiero decir que Pes compita con Fifa. Pes quiere vender unidades, ser autosuficiente y poder generar cuanto más dinero mejor. Pero que nunca se olvide, que si un tipo al que le gusta el fútbol tiene 60 euros para comprarse un videojuego, y llega a la tienda y elige Fifa, no elige Pes. Y los que estamos en la treintena a lo mejor pensamos que si nos gustan los dos nos compramos los dos, pero el grueso de las ventas se dividen entre los sectores de 8 a 23 años. Y ahí, el que manda es la paga de los padres, el billete de 50 euros que te regala la abuela cada 6 meses o el ahorro de un año para un único juego…y repito, si el niño de 16 años compra Fifa, no compra Pes. Simplemente porque no se lo puede permitir. Luego sin llegar a ser competencia directa, es competencia directa, pues cuanto más pesa la balanza del lado de Fifa, menos lo hace del lado de Pes.

Casualmente, todo esto se da como consecuencia de una gran generación de Fifa en Ps3. Que tampoco han sido juegos de fútbol grandiosos, al menos en lo jugable, pero si la patata de Fifa 05 ya vendía aquella burrada, imaginaos Fifa 11, que era doscientas mil veces mejor. En resumen, Fifa mejora su producto y vende más, y por el contrario Pes empeora su producto y vende menos. No le deis más vueltas.

Una tercera teoría habla de la mala racha que atraviesa Konami, a la que le salvan las divisiones de pachinkos y de móviles. Han ido cayendo sus grandes y legendarias sagas, hoy no hay rastro de Contra, de Castlevania (que por cierto ha cumplido su 30 aniversario y no ha habido detalle alguno por parte de Konami), o de Silent Hill, cancelada su última obra y envuelta en una larga polémica que aún colea. Para más INRI, Kojima abandona. Aparecen noticias de explotación en Japón. Solo se salva Pro Evolution Soccer. Aunque como siempre digo, Konami hace tiempo que mató a Pes, solo que ocurre que los seguidores lo hemos traído de vuelta de su tumba. Y en esa estamos, en sacarla del fango entre todos.

Todas las demás teorías son derivadas de todo lo anterior. Y de eso, hablaré después.

Porque como contaba, Pro Evolution Soccer 2017 es el mejor Pro Evolution Soccer offline jamás creado.

Lo que ocurre es que en el año 2002 con el offline salvabas el culo, pero en el 2016 todo ha cambiado, desde la manera de relacionarnos hasta la manera de jugar. Hoy se sigue jugando a Pes offline, pero la gran mayoría busca jugar online. Y el Online de Pes 2017 es nefasto, igual que lo fue Pes 2016, Pes 2015 y me atrevería a decir que todo Pes que haya tenido modalidad online, quizás con la excepción de Pes 6 en Xbox 360, aunque incluso aquel juego me dio auténticos quebraderos de cabeza en ocasiones.

Como he apuntado, existen 3 teorías troncales, y a raíz de ahí se desencadena todo lo demás. Tener un buen Online, ya sea en modos, en servidores, en mantenimiento, supone un alto costo. Y si vendes menos que en Ps3 tienes menos dinero, si la gente que compraba Pes ahora compra Fifa tienes menos dinero, y si tu madre, Konami, tiene menos dinero, tú tienes menos dinero. Y si tienes menos dinero, tienes menos recursos para ofrecer un buen online. Que no lo justifico, pero esto es una cadena de errores que han llevado a la saga a estar en el abismo. Y para salir de ahí, toca remar.

Y cuando hablo de remar hablo de echarle cojones, orgullo y un poco de tacto, y a veces Konami carece de eso.

Talento hay, de eso no me cabe la menor duda, Pes lapida salvajemente en jugabilidad a Fifa. No tengo ninguna duda. Lograr en las circunstancias tan malas en las que se encontraba la saga en 2014 remar y sacar a flote esto para darnos el gameplay de Pes 2017 es admirable. Hay talento, mucho talento, y seguro que si hubiera más dinero, solamente eso, un poco más de dinero, habría talento en mayor cantidad.

Pero no hay dinero, y el que hay, Konami se ve obligada en gastárselo en el Barcelona, porque hoy los críos mandan, y ellos quieren licencias, quieren cromos, quieren ver a Messi y a los de verdad antes que tener una gran jugabilidad. Y eso vale dinero.

Yo no puedo por tanto exigirle a Konami que se saque de la manga X dinero para comprar licencias a porrones, que ojalá tuviéramos todas las posibles, pero si no hay plata no hay licencias, ahí sí que no sirve el talento. El Barcelona te pide 5 kilos y si les ofreces 4,9 no hay trato.

Por eso, a Konami no le podemos exigir dinero. Ya llegarán épocas de dinero si las cosas se hacen bien. Pero hoy, muchas de las cosas que no valen dinero, se siguen haciendo mal. A Konami le falta tacto, que no talento. Simplemente consiste en amar tu producto, en recordar a qué huele la grandeza cuando la buscas. Y Konami anda como loca buscando la llave mágica entre encuestas de Feedback y tanteos a los fans en las redes sociales. Que no. Que solamente queremos tacto. Y eso está en vuestra casa. Igual que cuando llegas de trabajar abres la puerta de tu casa besas a tu mujer y abrazas a tu hija. Eso es tener tacto, tener aprecio por lo que tienes y por lo que haces, porque tener la gran jugabilidad de Pes 2017 y a la vez un producto a nivel global tan nefasto es como llegar a casa y no besar a tu mujer ni abrazar a tu hija.

¿Y sabéis qué es lo peor de todo?

Lo peor de todo es que el talento no se puede transmitir. Pes solo puede ser posible en manos de Konami, es burdamente ofensivo leer en las redes sociales que si esta compañía o esta hiciera un juego de fútbol lograrían hacer un enorme juego de fútbol. A corto plazo, la partida solamente se va a jugar en Konami y en EA.

O tal vez no, y aparezca una tercera y osada compañía. Yo os recuerdo que hacer un videojuego de fútbol es terriblemente difícil. Debes hacer coordinar a 22 jugadores a la vez, creando un sistema compacto y creíble, y en el que todo debe quedar al azar.

Sin embargo, es más probable que desaparezca Pes a que entre una tercera compañía. Y yo no quiero que desaparezca Pes, por mucho que en ocasiones crea que es el precio justo a pagar por las mil y una atrocidades cometidas contra el Fan. Pero si Pes se muere, se acaba la función. Y lo peor de que Pes se muera, es eso, que se muera.

Por eso, como aficionado a la saga que soy, creo que el talento debe triunfar. Yo no puedo quedarme de brazos cruzados mientras toman decisiones incorrectas, mientras avanzan a favor del viento soplado por el aullido de un lobo desorientado, mientras la noche cae y nos aplasta. Solamente quiero que si algún día Pes muere, no sienta que no hice lo posible, que no crea que no hice lo posible. Yo animo a los que quedamos en pie a pedirle batalla a Konami, a que no se rinda, a que escuche menos las opiniones y más al sentido común. Claro, al sentido común. Siempre hay que tener sentido común.

Pes ha recibido auténticos noqueos en los últimos años, incluso se ha hecho el Harakiri (pocos recordarán aquel Tráiler de Pes 2014 que se vieron obligados a borrar de lo calamitoso que era, o cuando quitaron el modo liga porque sí). Pero increíblemente no ha muerto, inexplicablemente, nada ni nadie ha sido capaz de matar a Pes.  Y decía Nietzche que lo que no te mata te hace más fuerte. Yo le diría a Konami que lo que no te mata te haga más fuerte pero no más malo. Que nos respete, que sea ese padre que besa a su mujer y abraza a su hija al llegar del trabajo.

Pero al grano. ¿Qué está ocurriendo con Pes 2017? Yo sé lo que le ocurre, al margen ya de las 3 teorías indiscutibles que han hecho que la saga se derrumbe en ventas y seguidores.

El gran problema de Pro Evolution Soccer es que es un mal producto y que su estrategia de Marketing es muy pobre. Konami se ha empeñado en ganar ventas en vez de ganar clientes. Y difícilmente va a lograr atraer a los clientes con esas políticas de tanto silencio, de tanta mentira (aún estamos esperando el 2vs2 o el túnel de entrada al Camp Nou que nos prometieron), de tanta confusión (¡lo último que quiere un cliente es confusión!) y como ya he dicho, de tan poco mimo. Me enerva ver cómo han logrado lo más difícil y esencial de todo, un gameplay impresionante, y cómo fallan en el producto, en el acercamiento, en el tacto, en el beso a tu mujer al llegar a casa.

Todo lo que voy a nombrar a continuación, son fallos subsanables con poco o muy poco dinero, o por decirlo de otra manera, son subsanables con sentido común y tacto.

¿Nadie en Konami sabe que el césped, la hierba, la naturaleza en sí misma, es verde? Verde, ni marrón, ni grisácea ni verdacea. Verde. Como el verde que se ve en la Tv cuando pones un partido. Hablamos de un click a un botón y poner el parámetro de colores del césped en verde. Verde. ¿Tan difícil es?

Seguimos. Compras la licencia del Barcelona. Messi y Neymar se tiñen de rubio. Tú les tienes morenos. Tardas meses en ponerles de rubio, que es justo cuando ellos ya no son rubios. Unos meses después, siguen siendo rubios. Un click, es un click, ponerles el peinado anterior que ya está creado. ¿Konami siempre dice que hace falta un tiempo para poder realizar este tipo de actualizaciones, pero es necesario tanto tiempo de margen para validar un click? Que a mi me da igual de qué color tengan el pelo. Pero al niño de 16 años no. Él quiere que Messi tenga el pelo como en la realidad.

Te gastas una millonada en la licencia de la Champions League…y la desaprovechas totalmente. ¿Ni siquiera un campeonato a nivel mundial? Si otros lograran esa licencia la iban a exprimir hasta el final.

Más cosas. Hay un porcentaje de personas que juega en manual. Posiblemente no llegue al 1%. ¿Pero por qué cargarte a ese 1%? A picos hay quien se ha hecho un chalét. Konami sigue empeñada en contentar a las masas, cuando a lo mejor, es todo tan sencillo como ir contentando cliente a cliente. Vuelve a caer en el error de ganar ventas en vez de clientes. Poner un filtro Full Manual no vale nada. Con solo un cliente que ganen ya lo amortizarían. Pero no quieren ganar clientes. Quieren ganar ventas. Dinero, y más dinero, de la manera más fácil. Y lo que se le olvida es que el que te va a dar el dinero es el cliente.

El equipaje de tu equipo es negro. Es ahí cuando aparece el árbitro vestido también de negro. ¿Pero tan difícil es poner al árbitro con una indumentaria diferente? ¿Hablamos de un click? ¿De un simple parámetro que te puede llevar cinco minutos? Fallos que yo logro ver en 30 minutos de demo, ¿ellos no son capaces en años de desarrollo?

Centros. No están chetados. Están chetadísimos, es realmente una lacra jugar online contra un tipo que abusa del centro. Y lo peor de todo es que el cliente abusa del centro, porque Konami le ha permitido que logre ventaja utilizando ese sistema. Y al final el propio cliente crea una bestia domada por la compañía que se autodestruye.  Tienes un producto capaz de representar el fútbol como nunca, de triangular, de regatear, de filtrar pases entre líneas, de jugar al toque, al contraataque… ¿y todo lo permites reducir a centros y más centros? Un click a un parámetro que baje la potencia de los centros de yo que sé, de 90 de potencia a 45, y listo. ¿Tan difícil es?

Los modos año tras año siguen siendo los mismos. ¿No hay ideas? ¿No hay innovación? ¿Nadie es capaz de sentarse en una mesa redonda y lanzar 3 o 4 propuestas buenas y contundentes y decir, vamos a implementar esto, esto y esto? Que ni los trofeos/logros los actualizan. Que eso no vale dinero, si acaso tiempo (a su vez dinero, claro) pero tiempo irrisorio, una tarde, dos. Que hablamos de clicks. De poner de verde el césped. De verde real, no verde inventado. De bajar la potencia de los centros. De poner al árbitro de otro color. Que el talento sin tacto no sirve de nada.

Tienes pocas licencias. Y yo nunca te exigiré licencias que se escapen de lo que puedes comprar. Ok. Metes los Option Files para la liga española. ¿Y por qué no peleas por un creador de estadios? Habéis tardado 3 meses en hacer dos campos, el Iduna y Anfield. Un aficionado en su casa con un Pc hizo 25 estadios en dos semanas él solo. ¿Tan difícil es echarle cojones y apostar por un creador de estadios? La competencia podrá tener 70 estadios, que tú los tendrás todos, y a coste cero. Porque los aficionados harán el trabajo por vosotros. Porque esta saga la ha rescatado el fan, y al paso que vais se van a quedar con los brazos acalambrados de tanto llevaros en volandas. Dadle un creador de estadios a los fans y será un boom, le ganaréis un asalto a Fifa. Aunque a este paso es probable que lo incorporen ellos antes que Konami. Oportunidad desaprovechada. Con los Option Files, la cantidad ingente de faces que tiene Konami (y de una calidad sublime) y un creador de estadios, estaríamos hablando de un juego de locura, en el que jugar una Liga Master teniendo los 20 estadios de cualquier liga sería un aliciente bestial.

¿Nadie le va a decir a Konami que en una liga se juega un partido en casa y el siguiente fuera de casa? Hablamos de otro maldito click, otro parámetro configurable sin costo alguno. Y de paso, que se enteren que no siempre saca de medio campo el equipo que juega en casa. ¿Y el clima dinámico del que llevan años hablando? Todo se reduce a jugar de día o de noche y con lluvia y o sin lluvia.

Son detalles uno detrás de otro que hacen que el producto termine siendo cutre, falto de mimo. Podría enumerar hasta más de 100 errores de este tipo. De los de no lo mejoro porque me sobra talento pero me falta tacto. Sentido común Konami. Sentido común…

Y por supuesto, existen problemas muy caros de solucionar, en los que es necesario sacar el talonario. Urge unos servidores dedicados, urge una experiencia online renovada y en la que un tipo que va perdiendo no pueda tirar el partido y que lo den por nulo. En la que se detecte al lagger y al cheater y se le penalice automáticamente. Un online rápido, sin esperas eternas entre un menú y otro.

A nivel general, todo debe ser más atractivo, menús, ambientación, música… ¿he dicho música? ¿Por qué en vez de meter 11 temas no incorporas 30 o 40? No hace falta meter solamente a Justin, hay muchísimas bandas y buenas que estarían dispuestas a ser parte del juego incluso gratis de cara a promocionarse. Pero hace falta tacto para eso. Si vas con la billetera en mano y a lo sencillo te da para 11 canciones, eso seguro. Barcelona solo hay uno, y ahí entiendo que no te quede otra que gastar el dinero. ¿Pero en música? Se hace pesadísimo tener los mismos temas durante todo un año.

Sin embargo, y siendo Pes 2017 un producto regulero, mediocre, como si se tratara de una película de serie B, en su esencia, en su gameplay, es muy bueno. Arrastra fallos, eso seguro, y hace falta un sistema de impactos, de choques más naturales, que los jugadores no sean tan torpes tras un encontronazo, que se incorporen más animaciones (cuando solo juegas a Pes no lo ves, pero cuando lo ves desde fuera, se ve que hay falta de animaciones entre transición y transición, de ahí que mucha gente que solamente juega a Fifa lo vea en un primer momento raro todo) mejorar a los porteros en centros y salidas al mano a mano, que los árbitros sean más duros, que las entradas deslizantes no abarquen tanto tramo, que el juego en pases, disparos etc se vuelva menos automático.

Pero el juego, en Gameplay, y teniendo muchos menos botones y opciones que Fifa, ya es mejor. Como juego de fútbol es mejor, claro que es mejor, de aquí a Lima. Lo que transmite, la esencia del fútbol, es de Pes. Aunque, ¿quién dice que el comprador de Fifa sea un cliente que quiera jugar al fútbol? ¿Que busque simulación? ¿O acaso pensáis que el que compra Call of Duty lo hace porque le encanta la guerra y porque quiere simularla? No, lo compra porque es divertido, porque le da opciones, modos, facilidades, un online estable. Y si la gente compra Fifa es en muchas ocasiones para utilizar el Ultimate Team, para cambiar cromos, para divertirse sin llegar a buscar tener un partido que se asemeje a la realidad. En el caso de Konami, My Club es un paso importante y necesario. Lo que no puede ser es que de un año a otro haya tan pocas novedades, si realmente este va a ser tu buque insignia, que lo es, porque es el modo más jugado y el que más dinero da, esfuérzate en hacerlo de un año para otro más atractivo, con profundas incorporaciones. No es fácil, hay mucho menos dinero, menos tiempo (son muchos años de retraso) y menos clientes. Por eso Konami tiene que sacar la magia, el tacto, el mimo. A donde el dinero no llega, llega la pasión, y si estos tipos realmente aman lo que hacen, impregnan su trabajo de pasión, crecerán.

Difícil es. Por la Inercia de la que siempre hablo. No me gusta oir que Fifa es una moda y Pes no. Fifa lleva muchísimos años en batalla. A mí me gusta hablar de la inercia. El cliente se ha acostumbrado a adquirir ese producto cada Septiembre, por inercia, sin importar la calidad del mismo. Como el que cada verano se va a la casa del pueblo, aunque pueda realizar un mejor viaje a otra parte.

Inercia. Es difícil combatir contra eso. Existe una inercia anti-Pro Evolution Soccer, sigue pagando las deudas que se cobró en la pasada generación, se ha ganado mala fama, malas palabras, desconfianza, y confusión. Solamente queda ir cliente a cliente y no venta a venta. Para eso, talento, dinero y tacto. No queda otra.

Esperemos que Konami comprenda que es necesario un plantel gráfico a la altura de la actualidad, un Online que funcione, y tacto en cada cosa y movimiento que se haga. Logrando eso, la tendencia cambiará. Mientras el juego no entre por los ojos ni sea jugable online, ganará un cliente por cada dos que pierda. Tacto Konami, tacto. Ya no te pedimos dinero. Te pedimos tacto.

Nosotros por nuestra parte seguiremos intentándolo aunque nuestro orgullo siga herido. Si nada nos ha matado aún, nada nos matará ya. Intentaremos, al menos, que eso que no nos ha matado nos haga más fuertes pero no más malos. Somos tipos que queremos un buen producto. Sentido común, y mimo. Es hora de que Pes 2018 nos de el abrazo que nos merecemos.

Carlos González Bravo.

Deja un comentario