Disponible el parche 1.05 de EA Sports UFC 3
27/04/2018
Nuevo video gameplay de Tennis World Tour
29/04/2018
Mostrar todo

Lo siento. No tengo Hype. No lo tengo, y a decir verdad, es totalmente comprensible que así suceda. No tengo ni idea del momento financiero en el que se encuentra Konami, por mucho beneficio e ingreso que muestren de vez en cuando. Nos podemos hacer una ligera idea de que los juegos de móvil y las Pachinkos son su principal fuente de ingresos, no solo por lo que generan, sino por su tendencia al alza en el mercado actual, especialmente el asiático.

Claro que después lees que Pes 2018, al igual que los últimos Pro Evolution Soccer se mueve en unas ventas de 2-4 millones de videojuegos, y por mucho precio reducido al que salga al mercado, por muchos yenes que cuesten las licencias y a pesar de tener una plantilla de trabajo relativamente grande, eso es beneficio. Sumado al filón que han encontrado con My Club, con esa peligrosa tendencia a darle ventaja al que paga. Yo tengo a Maradona porque pagué el día uno por él. Pagaría cada año lo que pagué e incluso el triple por tener a Maradona en mi equipo. Pero no deja de ser una práctica que beneficia al que paga. Tener a Maradona a golpe de talonario para una modalidad puramente competitiva como es My Club es darle ventaja al que paga. Y eso es peligroso, ya lo creo.

Que cualquier día Konami apaga las luces y entierra la saga. Pero me cuesta creerlo. No ya por las ventas que sigue teniendo el juego ni por los micropagos.

Resulta que están moviendo a los peces gordos de Europa a Japón. Ampliando fronteras con editores y colaboradores. Se sigue vendiendo ilusión, y a decir verdad, prefiero humo a cenizas, porque si hay humo hay fuego, y yo quiero fuego de este que te quema las yemas de los dedos al tocarlo. Se han alcanzado los 100 millones de juegos vendidos. Son palabras mayores, y podremos seguir echándole mierda a la compañía y a la saga, pero son 100 millones, insisto.

Como 100 millones de descargas para móviles. Gratuítas, sí. Pero 100 millones.

Lo que me escama es que con Pes 2014 vendieron un proyecto de 5 años.

Pes 2014. Pes 2015. Pes 2016. Pes 2017.  Pes 2018

¿Y ya está? ¿Ha sido Pes 2018 el cúlmen de ese gran proyecto de cinco años que adelantaron a la revista Edge? ¿En dónde queda Pes 2019 si el cambio de motor no se realiza este año? Posiblemente en una especie de limbo que no me permite soñar con absolutamente nada, si acaso leves mejoras de Pes 2018. Que algunos dirán que Pes 2018 no necesita grandes cambios, y en esencia, es un gran videojuego de fútbol. Pero después recuerdo las carencias que arrastra desde tiempos inmemoriales como los menús obsoletos, la falta de contenido musical, escasez de estadios, ausencia de creador de estadios-botas-balones, sistema online insoportable con tiempos de carga y laggers por doquier, nula innovación jugable, modos a medio hacer como el Random o el Cooperativo, Liga Master y My Club idénticos desde hace 4 años, actualizaciones demasiado tardías, promesas incumplidas, pérdidas de licencia…y uno baja a la realidad. Desde luego Pes 2019 no va a ser el Pes del cambio, lo tengo claro.

También es verdad que pagamos 50-60€ y pretendemos que el juego nos dure un año entero con el mismo sabor de boca que los primeros días mientras los Uncharted de turno duran una semana y van a la estantería. Me gustaría saber si alguien sería capaz de aguantar 8 meses seguidos jugando a Uncharted.  

Así que sea lo que sea, solamente pido que refinen lo mejor que puedan este Pes 2018, que lo expriman con las herramientas que tienen y saquen un juego con unos gráficos 4K nativos, que incorporen tantas animaciones como les de tiempo, que incluyan un sistema de estadísticas completo en el cooperativo, que hagan jugable online el modo Random, que busquen erradicar a los tramposos del online y que faciliten la edición.

Veo humo y fuego pero ese fuego no es tan intenso como para elevar el humo a lo más alto y poder ver el sol con el que sentir esperanza. Tampoco me veo en situación de echar mierda. Pes 2018 fue brutal en sus primeros momentos pero después algo ocurrió. Sin tener grandes fallos salvo el cambio de cursor, no ha logrado mantener ilusionado a la comunidad durante todo el año. Yo no estoy ilusionado a día de hoy, y no porque el gameplay sea malo sino porque no encuentro una motivación para seguir jugando. Aun así no echaré mierda al juego. En mi trastero solamente guardo troncos de madera con los que avivar las llamas. Otros creen que echan mierda, pero no lo saben y en realidad echan gasolina al fuego. Se quejan de la saga pero es Mayo y siguen al pie de la noticia, al pie de Pes 2018 y con un ojo estrábico de mirar para un lado al inminente anuncio de Pes 2019.

Digo inminente por la filtración en la Store de Hong Kong. La imagen de Coutinho es sencillamente fotorrealista. La de Beckham te recuerda en cambio que para llegar al fotorrealismo, harán falta varias décadas más, que no es solo cuestión de resolución. La descripción del juego augura un adelanto de fecha con respecto a otros años. ¿30 de Agosto? Bendito sea el efecto dominó que ha provocado Red Dead Redemption 2. Respecto a las novedades suenan a la misma chatarra de todos los años, pero por lo menos es chatarra de calidad. Stamina real, innovación en disparos y animaciones. Tomad mi alma pero que eso se haga realidad, por mucho que este pesimismo no me permita soñar con ello.

En definitiva, no tengo ilusión por Pes 2019, y menos por Pes 2018. No encuentro motivos con los que creer que la bestia está de camino. Aun así, yo esta noche me acostaré pronto y con un puñado de troncos de madera junto a mí. Que a lo mejor viene el Coco a por mí, y ya si muero, que al menos sea de Hype.

 

Carlos González Bravo (Kurosaki Carlos)

Deja un comentario