2K presenta el spot de TV de WWE 2K19 | NUNCA DIGAS NUNCA
01/10/2018
Disponible el update 1.10 de Madden NFL 19
02/10/2018
Mostrar todo

FIFA 19:

PS4, XBOX ONE, PC

PARA BIEN O PARA MAL, FIFA.

Fifa 19 es y será recordado por ser el Fifa que rescató las competiciones europeas para su juego, junto a la inclusión de prácticamente todos los estadios de la liga española. Desde que ambas cosas se anunciaran hace ya meses, el tema de conversación entre los videojugadores ha sido la constante de las nuevas y poderosas licencias que ha adquirido EA para la entrega de este año. Sin embargo, y contra todo pronóstico, EA ha introducido varios cambios en su jugabilidad con las que nadie contaba como un balón de un tamaño acorde a los reglamentarios o una iluminación nocturna, en especial en los partidos de Champions League que quita el hipo. También han añadido una nueva manera de disparar calculando el timing como si se tratara de un tiro a canasta en el Nba. Ahora bien, ¿existe suficiente cambio en Fifa 19 para considerar un avance en la saga? Vamos a ello.

GAMEPLAY:

Lo primero que uno percibe cuando el balón echa a rodar es que las inercias, el peso de los jugadores y la física del balón han cambiado. Te preguntas cómo es posible que todo eso no lo hubiese percibido viendo videos en Internet, y la respuesta es tan simple como que es algo imposible de palpar sin un mando en las manos. Y el cambio existe, es real. Es en la versión final dónde EA ha trabajado hasta el último momento para agrandar un balón que en anteriores entregas parecía una auténtica canica y que ahora empieza a escalar en su idea de parecerse algún día al de la competencia. El balón se siente ideal de tamaño, rueda como nunca antes lo ha hecho en un Fifa, da botes en ocasiones (en especial bajo determinadas circunstancias climatológicas y de césped) y se frena. La rotación, los efectos y las físicas han mejorado enormemente pero sigue volviéndose excesivamente loco y acelerado tras salir repelido tras una parada de los porteros, un rebote o un remate de cabeza lejano. El otro factor clave en el cambio de gameplay es el de un mayor peso en los jugadores. Se nota al arrancar, como si la tracción inferior tuviese más solidez. Todavía queda mucho trabajo para diferenciar realmente a los jugadores en cuanto a altura, peso, tamaño o características particulares, pero se nota un buen trabajo en la conducción para percibir si se está manejando a un jugador habilidoso o no. El player ID en jugadores como Cristiano Ronaldo, Gareth Bale o Paul Pogba es notorio, pero fuera de los jugadores más conocidos queda en algo anecdótico. La principal novedad jugable que EA anunció desde el primer momento fue la del sistema de finalización exacta, una especie de Quick Time Event previo al golpeo con el balón. Su sistema es sencillo, pulsaremos el botón de disparo y milésimas antes de que el jugador golpee el balón con el pie, deberemos volver a pulsar el botón de disparo. En la primera pulsación se carga la potencia del disparo. En caso de acertar de pleno en el timming, saldrá un super disparo que tendrá unas probabilidades de terminar en gol enormes. Se puede desactivar la ayuda visual durante los partidos. Por lo demás, se han añadido nuevas animaciones, los forcejeos y el sistema de impactos rozan la excelencia, con R3 ahora se pueden hacer auténticas acrobacias, las redes sin ser vistosas mejoran a las de la anterior entrega y el tempo, al menos offline es muy bueno. Tácticamente se han nutrido de las tácticas avanzadas de PES para profundizar más en la pizarra. También toman prestado de PES el cursor sobre el segundo jugador, de modo que sepamos quien es el siguiente jugador que será seleccionado al cambiar el cursor. Por el contrario, la principal losa de la jugabilidad de Fifa siguen siendo los espasmos y giros irreales a los que se mueven los jugadores. Las piernas giran en ejes inverosímiles, se mueven a latigazos y empaña todo lo bueno que tiene a su alrededor. La frecuencia de chilenas, tijeretas, voleas y acrobacias varias son una constante que alejan al producto de la simulación.

APARTADO TÉCNICO:

En Fifa 18 EA prometió un gran salto gráfico, pero lejos de una iluminación de atardecer muy visual, se quedaron sin luz nocturna en los estadios, como si por la noche se apagaran las luces y quedara en la penumbra todo el terreno de juego y parte de la grada. Este año la principal novedad gráfica es que han solventado este problema dotando a los partidos nocturnos de una iluminación realista, más si cabe en los partidos de Champions League. Posiblemente esto resuma el salto gráfico tan pobre que ha dado EA este año y es que solucionar un problema de entregas anteriores nunca debería ser una novedad. Los rostros han mejorado en expresividad muchísimo, al menos en las caras de los jugadores más conocidos. Gestos de dolor, de lamento, de alegría…el motor demuestra que era posible dar un salto al frente en este apartado y así lo demuestra Fifa 19. Este año se han incorporado pancartas y tifos a los equipos más Top, pudiendo ver a una grada entera vestida con la imagen de Cristiano Ronaldo, Neymar o el mismísimo Maradona. Tecnológicamente hablando el avance más impactante es el de la Inteligencia Artificial. Los canadienses han logrado implementar una CPU realista y tan humana que en ocasiones es imposible distinguirla de una persona. Te encara, pierde tiempo, se meten bajo la portería para defender un resultado, regatea, varía su táctica en función del partido, se vuelve agresiva cuando juega en su campo, no duda en tocar atrás, hacer aclarados etc. Una locura nunca antes vista en un videojuego de fútbol. Si a eso le sumamos la capacidad de modificar el comportamiento de los jugadores con los Sliders, el resultado de jugar contra la CPU es sonrojante hacia todo lo que habíamos tenido hasta el momento.

MODOS:

Luces y Sombras en modos. Lo más positivo es que hemos jugado la tercera temporada del Camino que se iniciara en Fifa 17 y es realmente alucinante, casi podría decirse que si vendieran un videojuego aparte titulado El Camino venderían miles de copias. Se nota la madurez de guión desde el primer año. Es más de todo, más espectacular, más ambicioso y más sorprendente que nunca. No entraremos en Spoilers pero sin duda, es un modo que nadie debería perderse. Otro gran añadido es el modo Kick Off en el que habrá hasta cinco tipos de partidos especiales con reglas características como eliminar fueras de juegos y faltas, valor doble de los goles fuera del área o perder un jugador (hasta cuatro) por cada gol marcado. Es un gran e innovador modo, totalmente enfocado a un público que busque algo arcade y alocado, pero que comete el gran error de no implementarlo online, algo así como la imperdonable decisión de la competencia de no incorporar el modo Random Selection Match al Online. Importante es también la inclusión de innumerables estadísticas y datos a los partidos amistosos que jugamos, una especie de comunidad como la que en su día tenía PES y donde quedaba registrado todo. Ultimate Team, el modo estrella se ha visto ligeramente actualizado. Debuta el Division Rivals donde podremos competir para obtener recompensas semanales. Se acaban las palizas de jugar 40 partidos durante el fin de semana, reducido a 30 partidos. Las Squad Battles siguen siendo otra alternativa dentro del modo con mucho calado. Iconos nuevos, licencias nuevas y animaciones de opening de sobres nuevas, dan un visionado global al producto de frescura, lo cual se agradece. De lo que no queda libre el Ultimate Team es de convertirse en un auténtico correcalles de patio de colegio y del eterno Handicap, principal objeto de críticas de la comunidad desde que naciera el modo hace ya casi una década. No hay más que acudir a Metacritic para ver el enfado de los últimos años de los usuarios con Fifa por esta razón. Para desgracia de la comunidad del modo Clubes, este año sigue sin tener ninguna actualización (y ya van…) Tal es el enfado de los usuarios que se han planteado varias huelgas como la de seguir jugando al modo en Fifa 18. El modo Carrera, si bien es verdad que sigue creciendo en licencias y detallitos, sigue algo estancado.

LICENCIAS:

Salvando alguna pérdida importante como la del Boca Juniors (Buenos Aires en el juego), la salida de la FifPro de Brasil y la aún dolorosa exclusividad del Fútbol Club Barcelona por parte de la competencia, es apabullante lo que se ha logrado este año. La primera estocada fue la de recuperar después de muchos años las competiciones Europeas que incluyen la Champions League y la Europa League. No contentos con ese bombazo anunciaron también la inclusión de la liga China, un auténtico pelotazo teniendo en cuenta la cantidad tan alta de jugadores chinos. La guinda la pusieron al anunciar prácticamente todos los estadios de la primera división española, exceptuando el ya comentado estadio del FCB y el de los 3 ascendidos, que se espera sean incorporados a lo largo de la temporada. Se ha superado ya la barrera de los 100 estadios, y parece que la cosa no quedará ahí en posteriores entregas. De momento ya se rumorea que podrían ir a por Italia o Alemania en posteriores ediciones. Ocurra o no, lo que está claro es que el imperio que EA ha montado con las licencias es cada día más imponente. A este paso, pronto obtendrá el monopolio total.

CONCLUSIÓN:

Jugablemente no revoluciona la fórmula. Quien disfrutara con anteriores entregas disfrutará con este Fifa 19, y es que se perfila y mejora la jugabilidad, en especial con el mejor balón de toda la saga. Sigue teniendo un marcado carácter arcade, a excepción del Offline, donde continuará existiendo la posibilidad de dejar el juego al gusto de cada uno, más simulador, más arcade. Quien no se sintiera atraído por la jugabilidad de los Fifas anteriores, difícilmente encontrará cabida en este Fifa 19, al menos Online donde el juego bebe de una diversión a raudales a costa de cargarse toda simulación imaginada. El R3 es el ejemplo perfecto de un juego que sigue priorizando la diversión al realismo. Lo cual, por supuesto, está totalmente justificado y es que esto no deja de ser un videojuego.
 

NOTA FINAL

8,1

Deja un comentario